Johnnie Walker Johnnie Walker 200th Black Label Edición Limitada

Un whisky que es dulzura envuelta en humo

€25,00

En Johnnie Walker celebramos que llevamos 200 años caminando con nuevos diseños Edición Limitada para nuestros whiskeys más emblemáticos. Estos diseños de vanguardia inspirados en las tendencias de moda, solo estarán disponibles durante un tiempo, por lo que es un regalo único para amantes del whisky que estén deseando probar algo nuevo.

 

Johnnie Walker 200th Black Label Edición Limitada es dulzura envuelta en humo: la fruta más dulce se une al cremoso caramelo para acabar en un ahumado crepitante. Es ideal para cócteles como el Johnnie & Peach o el Johnnie Elderflower, aunque recomendamos tomarlo con una pizca de agua o tónica y hielo para abrir los sabores. Si se siente especialmente audaz, pruébelo con cerveza de gengibre: será una experiencia que no olvidará.

Nuestra historia comenzó en 1820, cuando el joven John Walker aprovechó el dinero de la venta de la granja familiar para adquirir una tienda de comestibles. Pionero y visionario, mientras la mayoría de sus competidores almacenaba maltas individuales él comenzó a mezclar whiskies para que estos supieran igual de bien cada vez. Johnnie Walker Black Label no vería la luz hasta 1909, pero si hay algo claro en su futuro es que continuará caminando al menos otros 200 años más. 

Por 200 años más caminando a tu lado.

SKU:
5000267179797
UPC:

En Johnnie Walker celebramos que llevamos 200 años caminando con nuevos diseños Edición Limitada para nuestros whiskeys más emblemáticos. Estos diseños de vanguardia inspirados en las tendencias de moda, solo estarán disponibles durante un tiempo, por lo que es un regalo único para amantes del whisky que estén deseando probar algo nuevo.

 

Johnnie Walker 200th Black Label Edición Limitada es dulzura envuelta en humo: la fruta más dulce se une al cremoso caramelo para acabar en un ahumado crepitante. Es ideal para cócteles como el Johnnie & Peach o el Johnnie Elderflower, aunque recomendamos tomarlo con una pizca de agua o tónica y hielo para abrir los sabores. Si se siente especialmente audaz, pruébelo con cerveza de gengibre: será una experiencia que no olvidará.

Nuestra historia comenzó en 1820, cuando el joven John Walker aprovechó el dinero de la venta de la granja familiar para adquirir una tienda de comestibles. Pionero y visionario, mientras la mayoría de sus competidores almacenaba maltas individuales él comenzó a mezclar whiskies para que estos supieran igual de bien cada vez. Johnnie Walker Black Label no vería la luz hasta 1909, pero si hay algo claro en su futuro es que continuará caminando al menos otros 200 años más. 

Por 200 años más caminando a tu lado.